lunes, 10 de noviembre de 2014

La magia de la fatalidad

Ficha

Director: Carlos Vermut 
Intérpretes: José Sacristán, Bárbara Lennie, Luis Bermejo, Israel Elejalde, Lucía Pollán 
Género: Drama, Thriller Duración: 
127 min. 
Año: 2014
Puntuación











Las casualidades no existen. Todo a nuestro alrededor está meticulosamente tejido. Aunque no nos demos cuenta, con cada elección que hacemos o, incluso aquellas que no llegamos a crear o de las que no somos conscientes; deciden cuál va a ser el siguiente camino que recorreremos. Y en ese trayecto, encontraremos a otras personas que también formularon sus propias decisiones, o que se vieron abocadas a ellas. Esta reflexión tan "filosófica”, podría ser la sinopsis de ‘Magical girl’ (cuyo nombre tampoco es casualidad). 



Tres personajes que se entrelazan, que podrían no haberlo hecho. Pero que lo hacen y se encuentran en ese camino al que les llevan sus actos, no siempre del todo racionales. A veces fatales. Como la vida. 

miércoles, 1 de octubre de 2014

Inmolarse por amor




Lo mejor de que cada persona sea un ‘mundo’ es, precisamente, la variedad que eso ofrece. Empezando por el amor. Porque existen múltiples tipos de amor, aunque en todas las películas (en su mayoría rancias y americanas), nos quieran hacer creer que el más fuerte es el que se establece entre una pareja. Y no, no necesariamente.

¿Por qué o quién darías la vida? Parece la pregunta a la que responden los protagonistas de ‘Kamikaze’ (2014), opera prima de Alex Pina. Y ahí, encontramos distintos tipos de amor intenso, obligados a entrecruzarse: el que siente Slatan (Álex García) por su patria; el amor maternal y protector de Lola (Carmen Machi) una madre maltratada; la naciente pasión de Nancy (Verónica Echegui) por su propia existencia, el que sienten ante su nueva situación civil Camilo (Iván Massagué) y Natalia (Leticia Dolera) y el amor a la vida, al aire que respira y a todo lo que le rodea de Eugene (Héctor Alterio).



miércoles, 9 de julio de 2014

Hola, soy Llanos y una vez tomé una buena decisión, la mejor de mi vida


Indecisa y/o insegura. Esos serían dos adjetivos que me irían muy bien. Lo saben quienes me conocen o lo van haciendo. Para la mayoría de decisiones que debo tomar (algunas simples, otras no tanto) pienso y repienso las cosas mil veces. Cambio de parecer otras mil. Y al final, en muchas ocasiones, vienen los arrepentimientos.

Pero hubo una cosa de la que no dudé, nunca. Desde pequeña, he querido ser periodista. A mi madre se le llena la boca de orgullo cuando cuenta que ya desde bien niña me gustaba coger mi micrófono de juguete y hacer preguntas o contar cosas. También recuerdo que uno de mis juegos favoritos, algo más mayor, era el de grabarme en la radio con mis primas, simulando entrevistas con famosos, o con mi hermana haciendo nuestro propio magazine de la tarde.

Crecí, cambié de gustos o de forma de pensar. Pero seguía soñando con ser periodista. Para ser honestos, dudé un poco por mi otra pasión: la Historia. Así que, en el momento de las preinscripciones, también hubo hueco para ella. Sin embargo, cuando llegó el turno de la verdad, y aunque mi primera opción era Madrid, terminé formalizando matrícula en Elche, para Periodismo.
Y no me he arrepentido. Vale, sí, hubo un curso maldito en que dudé un poquito, aunque jamás llegué a ese punto de  pensar que, efectivamente, me había equivocado.

He tomado muchas, muchísimas malas decisiones en mi vida, de algunas empiezo a ser consciente ahora. Pero si hay una que fue buena, esa fue estudiar Periodismo en Elche.

A mí no me hace falta que venga ningún profesor o padrino de promoción a decirme que es la profesión más bonita del mundo. De eso me he dado cuenta yo a golpe de conocer a gente desconocida, y no tanto,  e increíble estos años. 

A golpe de comprobar cómo gracias al periodismo se han destapado casos de corrupción, de accidentes que pudieron no producirse, de libertad de ideas, de demostrar que no todo es blanco o negro, o historias que de otra forma jamás se habrían contado…
Me he dado cuenta a golpe de sentirme bien viendo que algunos de mis textos tenían más seguidores de lo que pensara, o a golpe de que la radio me curara todos los males. 

Y yo, estoy encantada de poder decir, ahora sí, que soy licenciada en Periodismo, para dentro de, espero que no mucho, poder decir que soy PERIODISTA  a secas,  y que ejerzo como tal.

Sobre mi decisión de que fuera en Elche… Qué voy a decir. Puede que la mía no sea la mejor universidad del mundo o la mejor equipada, pero ha sido MI uni estos 5 años.
 Me he encontrado con un sitio que es mi segunda CASA. Un lugar precioso, lleno de cosas que descubrir y ver. Pero, sobre todo, es casa por ellos y ellas. Por la gente tan increíble que me he encontrado. Desde mis primeras compañeras de piso (siempre lo diré, mis hermanas mayores)  u otras que llegaron después, hasta mis Propios y Extraños o mis chicas (y el chico)  que conocí aquella última semana de septiembre del 2009 y de las que ya no me he separado. A ambos grupos les debo lo que nunca jamás estará escrito. Pasando también por esas personas de otros cursos que me han hecho aprender mucho y sentir viva, bonita o querida, o todo a la vez (ahora sí soy consciente de todo lo bueno y solo lo bueno).

Por todo ello, estoy orgullosa de mí, como pocas veces lo habré estado por algo que he hecho. 

Soy Llanos, la persona más indecisa del mundo, pero hoy tengo claro, que un día tomé una buena decisión. La mejor de mi vida.