domingo, 14 de agosto de 2011

Mi otra familia



Bien sabéis la importancia que le doy yo a la familia. Lo que me gusta estar entre mis primos (para mí hermanos), tíos, y claro, mis padres y hermana. Lo mucho que me gusta ese ambiente.
Encima, afortunadamente, puedo presumir de contar con unos amigos que cada vez se parecen más a una familia. Terminé el año pasado diciendo que esa familia se había ido rompiendo. Siempre me he sentido como la “mamá” del grupo, aunque en numerosas ocasiones hayan tenido que cuidarme y enseñarme mucho más a mí. Por ese sentimiento, me dolía verlos desperdigarse o enfadarse entre ellos.
Pero este verano todo ha cambiado. Ha pasado lo de siempre: unos han terminado marchándose, incluso dando la sorpresa. A algunos los echaré más de menos que a otros, y alguien ha tenido que apartares un poco o acabaríamos el uno con el otro. Y el resto, los de siempre, nos hemos unido más que nunca. Puede deberse a que ya no tenemos quince años y hemos superado juntos todos los dramas adolescentes. El caso es, que ese cariño, ese espíritu de querernos y mimarnos, de darnos sorpresas, de apoyarnos en todo y estar siempre los unos para los otros; ha ido en aumento. Se acabaron los secretitos en pequeños dúos o grupos. Ahora todo es de todos. Los problemas también. No hay vez que uno esté mal, para que al resto nos falte tiempo para salir en su rescate. Ni hablemos de todas las veces que me han salvado a mí y lo mucho que me han apoyado en mis locuras.
Por eso me siento tan feliz últimamente. Porque me he dado cuenta de todo ello. Sonará a trágico, pero creo que jamás me sentiré igual de bien que me siento ahora, ni en otro lugar.En Albacete. Aquí está todo lo que yo necesito.
Aquí están las quedadas en el Globo, los paseos hasta el Altozano, los cotilleos, los cafés en plantaciones, las mañanas de estudio entre miradas cómplices, las mañanas de largas caminatas, las noches que siempre se nos quedan cortas, Queridas Amigas, las confesiones entre chucherías, los dramas siempre con solución, las cenas, los cánticos, llantos, risas, abrazos…Aquí estáis todos vosotros.
Aquí están Morote, Andrés, Álvaro, Silvia, Larissa, Raquel, Adela, Maripi, Antonio. Incluso recién llegados como Álex o algo ausentes como la Rakel, Ana o Raúl. Mis amigos. Los de siempre, a los que quiero. Los que me quieren.
=)