martes, 20 de abril de 2010

...Neutralidad...


EE. UU., 3-12-1941

Se despertó empapada en sudor. Otra de sus pesadillas. Era algo habitual en ella lo de no dormir del tirón. Pero últimamente ocurría con demasiada frecuencia. Tal vez tenía algo que ver con la guerra. Su país, o más bien su país de adopción, iba a mantenerse neutral. Al menos ese era el discurso que todo el mundo pronunciaba.
Pero ella presentía que antes o después acabaría enfrascado en esa guerra.

Soñaba con aviones que se estrellaban, o aviones que eran derribados por otros o por una bomba. Nunca veía su cara, pero sabía que en ellos siempre era él quien pilotaba. Una vez le contó lo que le atormentaba cada vez que intentaba dormir y él no hizo otra cosa más que bromear “a un dios no se le derriba tan fácilmente”, y aunque ella le seguía la broma, “sólo un semidiós, no lo olvides”, en el fondo continuaba intranquila.
Ella ya había vivido el comienzo de otra guerra, en el que perdió lo poco que tenía.
Y ahora, él era todo cuanto tenía. Lo era desde el momento en que la sacó de España, puede que incluso antes. Sí, se enamoró de él mucho antes, y desde ese instante, supo lo importante que iba a ser en su vida.

Miró a su derecha y ahí estaba él. Se encontraba profundamente dormido. Sin embargo, tampoco solía dormir tranquilo. Excepto cuando lo hacía con ella. “No pienses que es por ti. Es porque quiero.” Si no soltaba la broma, no se quedaba a gusto. Pero como sabía de sobra que no era en serio, no podía evitar dedicarle una sonrisa. De igual modo, los dos sabían que la paz en sus sueños era por ella.

Se encontraba tumbado de lado, de espaldas a ella. Ésta pasó una mano suavemente por su dorso, con delicadeza, no quería despertarlo, sólo necesitaba sentirlo para calmarse. Normalmente, cuando la sentía despertarse sofocada, él ya había abierto los ojos y la estaba rodeando con sus fuertes brazos, para tranquilizarla, pero esta vez no fue así. Acababa de dormirse hacía no demasiado, y estaba en esa fase de profundo sueño. Él hacía unos días que le costaba conciliar el sueño, también temía que algo se acercaba. Sin embargo, prefirió no decirle nada, para no alarmarla.

Decidió ir a tomar un vaso de agua, tal vez eso le sosegara un poco y entonces si que se despertó.

-Anda ven aquí. – La invitó a acurrucarse entre sus brazos, cosa que no pudo negarle. Comenzó a acariciarle el pelo lentamente.

-Siento no dejarte dormir ninguna noche.
-Es la misión de los dioses, velar por los mortales, ¿no?
-Te quiero, te quiero muchismo.
Él comenzó a reírse, adoraba cuando le decía que lo amaba de aquella forma.

Poco a poco recuperaron el sueño los dos. Pero lo real, es que ambos se durmieron sabiendo que algo no iba a ir bien. Un mal presentimiento los atormentaba.

Cuatro días después, la neutralidad de aquel país iba a terminar también con su tranquilidad y la vida a la que se habían acostumbrado…

Nota: Es el capítulo de uno de mis relatos, uno al que le tengo un especial cariño...

Hoy suena a: http://www.youtube.com/watch?v=erq8p0pbsW4

sábado, 17 de abril de 2010

Atentandos contra la democracia

¿Quién atenta contra la democracia? Es la primera pregunta que me viene a la mente cada vez que algún miembro del PP dice tal frase refiriéndose al apoyo que está recibiendo el juez Garzón. Es entonces cuando surge la pregunta: ¿quién lo hace? ¿los que intentan cerrar por fin heridas que abrió un dictador (es decir, un terrorista de la democracia) o los que sólo imposibilitan esta tarea? Pero también me surge otra pregunta: ¿puedo sentirme orgullosa de ser española, de pertenecer a un país donde siguen dominando grupos no democráticos como es la Falange? Sí, tienen razón. Se está atentando contra la democracia. Y los terroristas son todos aquellos que no permiten que se haga justicia. ¿Qué pasa en este país? ¿Por qué seguimos permitiendo que 35 años después de la caída de una dictadura atroz sea ésta la que continúe dominando nuestra vida?

Sé que hacía mucho tiempo que no escribía sobre política, pero es que en las últimas semanas mi enfado ha ido aumentando. He de decir que, por suerte, ninguno de mis familiares ni allegados está en una cuneta o fosa común, pero este tema ha sido algo que me ha obsesionado mucho desde hace ya bastante tiempo y ha ocupado la gran mayoría de mis lecturas, noches en vela ante el ordenador y viajes a las bibliotecas (sin que nunca nadie haya intentado "comerme la cabeza" como me han dicho muchas veces.) Así que, habiendo comprobado todo lo que hay alrededor, creo que es lógico que esté realmente enfadada con todo lo que está ocurriendo en este país de locos...

PD. Mi intención no es ofender a nadie en ningún momento, puedo estar o no de acuerdo con un determinado colectivo español pero siempre desde el respeto. Así que, por si acaso, si alguien se ofende pido perdón de antemano

Hoy suena a: http://www.youtube.com/watch?v=QYN_wlgq2Q8

sábado, 10 de abril de 2010

Abrázame

Parada de pie frente a aquel lugar, le entraron ganas de llorar. Y así comprendió dos cosas: la primera cuánto hubiera necesitado un abrazo, uno de verdad, de esos que te llenan. Hacía demasiado tiempo que no recibía uno así, o que no sentía uno así. Eso le condujo a la segunda cosa descubierta: cuánto necesitaba que ese abrazo fuese SU abrazo.